Controlas lo que proyectas, pero no lo que se interpreta


https://www.flickr.com/photos/27302727@N03/13725912083 by  Ross Pollack

https://www.flickr.com/photos/27302727@N03/13725912083 by
Ross Pollack

Cuando pensamos en la comunicación en su forma más básica, pensamos en cinco componentes puntuales: emisor, receptor, canal, mensaje y ruido, siendo este último el encargado de generar distorsiones en el mensaje. Por eso, la única forma de lograr que lo que quiera expresar el emisor sea igual a lo que entiende el receptor es eliminando todo el ruido.

Al momento de mostrar lo que somos como profesionales, el ruido también se hace presente, por eso no es lo mismo lo que somos (identidad), lo que proyectamos (imagen) y lo que es interpretado por los demás (marca). Aunque lo ideal es que las tres cosas sean la misma, son muchos los factores que se oponen a que sea así.

Identidad Profesional

Aunque uno quisiera que al tratarse de la interpretación de uno mismo, esta parte fuera donde menos problemas se causen, el desconocimiento de la identidad profesional es la raíz de muchos problemas. Un profesional debe conocer sus cualidades, capacidades, debilidades y condiciones idóneas de trabajo, por mencionar una pequeña parte del autoconocimiento. En pocas palabras debe saber leerse a sí mismo. Es imposible controlar lo que proyectamos si no sabemos lo que somos.

Seguramente existen algunos afortunados que sin conocer lo que son, han logrado proyectar cosas convenientes. Respecto a eso hay que tener en cuenta que si lo proyectaron, no fue de forma consciente y si por alguna razón no es coherente con lo que en realidad son, lo pagaran con la tan temida insatisfacción laboral.

Imagen

Esta es la quizás única la parte que te permitirá tener un control más grande, siempre que cumplas con conocer lo que eres. Un profesional puede definir las cosas que quiere mostrar, las que quiere resaltar, pero perderá el control si decide mentir.

Proyectar algo diferente a lo que en realidad se es no tiene ningún sentido, teniendo en cuenta que eso significa hacer promesas sin tener forma de cumplirlas.

Marca

Siendo esta la interpretación que hacen de ti las personas con las que interactúas profesionalmente, la marca profesional en realidad se compone de muchos factores, y de esos uno sólo tiene el control sobre la coherencia entre lo que se es y lo que se proyecta. Los demás son factores como los prejuicios, las expectativas y las pretensiones del otro.

Esta cantidad de elementos de la marca personal que no pueden controlarse, son la razón por la que sucede que a veces a pesar de que cumples todo lo que prometes y haces un trabajo excelente, el cliente no queda contento. Puedes estar cien por ciento seguro de ser el candidato perfecto para desempeñar un trabajo y no lograr ni la entrevista.

La intención de este artículo es ayudarte a reconocer lo que puedes y lo que no puedes controlar de la marca profesional, para que sepas cuando preocuparte y cuando no. Toma el control de lo que eres y lo que proyectas como profesional.

The following two tabs change content below.
Como profesional, la palabra que mejor me define es “curiosidad”, soy incapaz de quedarme sin buscar la solución a una duda. Estudié Ingeniería Industrial y durante este periodo me di cuenta de que las llamadas fronteras del conocimiento eran más grandes de lo que creía y que aunque jamás podría aprender todo, no tenía nada de malo proponerme a aprender por lo menos una cosa nueva cada día.

Acerca de Carlos Orrego Benítez

Como profesional, la palabra que mejor me define es “curiosidad”, soy incapaz de quedarme sin buscar la solución a una duda. Estudié Ingeniería Industrial y durante este periodo me di cuenta de que las llamadas fronteras del conocimiento eran más grandes de lo que creía y que aunque jamás podría aprender todo, no tenía nada de malo proponerme a aprender por lo menos una cosa nueva cada día.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *