“Lo voy a clavar”: Una historia sobre trabajo bajo presión 1


El trabajo bajo presión, tan presionados estarán los empleados que difícilmente van a poder moverse con un mínimo de confort en su labor. La presión puede causar afectaciones psicológicas sobre los empleados. Paulatinamente, sometido a presión en el tiempo, el empleado será exprimido, prensado, como si fuera una semilla a la que se le sacó su aceite, quedando como un bagazo reseco, perdiendo propiedades que podría tomarle tiempo recuperar.

Una empresa que precisa de empleados que soporten trabajar bajo presión es una empresa mal gestionada. Cuando los procesos están bien definidos no debería requerirse presionar empleados.

Han de saber (o deberían) los empleadores que presionar empleados no es una metodología sostenible para ser más productivos o eficientes, dado que se está afectando negativamente el bienestar laboral y, puede que funcione aparentemente en algunos casos, pero no será así en el largo plazo.

Según la termodinámica, el trabajo se define como la cantidad de energía transferida de un sistema a otro mediante una fuerza cuando se produce un desplazamiento. [1] Particularicemos el trabajo para un sistema concreto: el empleado, que realiza un trabajo sobre otro sistema determinado, en una labor. Pongamos el caso de un carpintero que está clavando una puntilla en una estructura de madera. Cuando este golpea la puntilla con el martillo para transferirle energía, ejerce una fuerza que produce el desplazamiento de la puntilla a través de la madera, o sea trabajo. La fuerza por unidad de área sobre la cabeza de la puntilla define la presión. Es decir, el carpintero produce trabajo al ejercer presión sobre un sistema, en este caso inerte. Ahora, trabajo bajo presión sería poder al carpintero en el lugar de la puntilla, pegarle repetitivamente con el martillo y decirle que siga construyendo muebles, que siga trabajando y produciendo resultados, es decir, le pegamos una clavada.

clavar

Debemos tener en cuenta que el sistema empleado no es sólo físico, lo es mental en gran parte y es por esto que hay que reflexionar qué es lo que realmente puede mejorar la productividad, el desempeño o la eficiencia de un empleado. Desde mi opinión y experiencia, creo que es esencialmente la motivación. Un empleado bajo motivación es, indudablemente, un sistema más eficiente. Ahora, la motivación no es una condición homogénea para todos los sistemas empleado, pues cada empleado es un sistema diferente, con unas formas de funcionar propias, como si cada uno fuera una tecnología particular, por ende la motivación no se genera como respuesta sobre todos los mismos estímulos o factores, a algunos los motiva el ambiente laboral, a otros el salario, a otros el contar con un horario fijo o, inclusive, el tener autonomía en la toma de decisiones.

Es por esto que considero que, algo fundamental para la construcción de una relación laboral enriquecedora y duradera es el conocimiento del empleado por parte del empleador. Hace falta que el empleador le pregunte a las personas en las entrevistas de trabajo: ¿Qué lo motiva a usted en un puesto? Y hace falta volvérselo a preguntar pasado un tiempo de relación laboral, para tener claro que organización y empleado están en sintonía.

Trabajo bajo presión no, mejor hagámosle bajo motivación, dejemos de apretar, clavar, exprimir y apachurrar empleados.

[1] Trabajo de un sistema termodinámico. Disponible online en: http://acer.forestales.upm.es/basicas/udfisica/asignaturas/fisica/termo1p/trabajo.html

The following two tabs change content below.

Julián Bedoya Jiménez

Ex-Director y Bloguero at Infusion
Apasionado por la Comunicación, en especial, la Comunicación Efectiva en Ambientes Laborales. Soy una persona curiosa y disciplinada, me encanta investigar y tengo especial interés y aptitudes en marketing y publicidad. Fui socio fundador de Infusion S.A.S., donde cada día exploraba mi lado creativo, comunicador y emprendedor. Ahora lo hago como empleado.

Acerca de Julián Bedoya Jiménez

Apasionado por la Comunicación, en especial, la Comunicación Efectiva en Ambientes Laborales. Soy una persona curiosa y disciplinada, me encanta investigar y tengo especial interés y aptitudes en marketing y publicidad. Fui socio fundador de Infusion S.A.S., donde cada día exploraba mi lado creativo, comunicador y emprendedor. Ahora lo hago como empleado.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Un comentario en ““Lo voy a clavar”: Una historia sobre trabajo bajo presión